20Feb

Relatos Sexuales y Eróticos – “Mi esposa y mi amigo”

Soy un hombre de mediana edad, llevo 3 años de relación con mi esposa, 2 de novios y 1 de casado. Ana, mi esposa es 3 años más joven que yo, tiene 33, es muy blanca, pelirroja, tiene a cintura más pequeña del mundo, unas piernas anchas y bellas, senos pequeños pero perfectos; sin embargo su mejor atributo eran sus nalgas, demasiado suaves y blancas como ella, enormes, al ponerla en 4 se le dibuja un corazón.

Tenemos una vida sexual demasiado activa, me complace en todo, realiza los mejores orales del mundo, me deja llenarle la boca de mi leche, me pone las piernas de aretes y utiliza sus senos como masturbador para mi enorme pene, hacemos todas las posiciones habidas y por haber… Hace tiempo le propuse que tuviera relaciones sexuales con un amigo mío, me excita pensar en cómo se ve mientras alguien más la penetra, no soy celoso, todo lo contrario, tengo una mente demasiado abierta, por el otro lado de la moneda ella es muy reservada en ese aspecto. El tema quedó olvidado por un rato hasta el día que fuimos al cine.

Un 14 de febrero la invité a pasar la tarde juntos, le pedí que se pusiera ese vestido verde pegadito que resaltaba su culo, le llegaba a las rodillas y tenía un escote prominente, en su trasero se marcaba la línea del cachetero negro tan sexy que utiliza cuando cogemos, se veía tan deliciosa y excitante.

Llegamos al centro comercial y la gente la observaba sus enormes nalgas de diosa, ella me dijo:

– Todos se me quedan viendo.

Le contesté

-Están viendo tus nalgotas

El hecho de que la vieran con deseo y morbo me excitó demasiado y se me paró mientras caminábamos. Compramos las entradas, vimos la película y la pasamos excelente; al salir, nos encontramos con un amigo que no veía en mucho tiempo, me dio tanto gusto verlo que lo invité a nuestra casa a beber un trago.

Al llegar a nuestra casa, mi esposa nos preparó unas botanas y se sentó a platicar con nosotros, mi amigo no le quitaba la mirada de encima a su trasero, pues sentada se resaltaban más sus curvas, la noche se hizo larga entre pláticas sobre lo que hemos hecho de nuestras vidas, dieron las 12 de la noche y mi esposa fue a cambiarse de ropa, pues ya estaba fastidiada, bajó de nuestro cuarto con una blusa de tirantes rosa, sin brasier y un short blanco que transparentaba sus nalgas y su pubis. Mi amigo lo notó y en ambos comenzó a crecer una erección dura, mi esposa comentó que era demasiado tarde para que él se fuera, por lo tanto le invitó a quedarse con nosotros, ella indicó que sólo teníamos una cama donde cabíamos los 3 perfectamente.

Lee también: Relatos Sexuales y Eróticos – “Mi obsesión con las MILFS”

Mi esposa se despidió y subió a dormir, mi amigo y yo seguimos bebiendo hasta las 3 de la mañana, estábamos ya ebrios,  decidimos descansar también; al abrir la puerta del cuarto, mi esposa estaba dormida boca a bajo, con el short metido entre las nalgas, nos quedamos perplejos, sin pensarlo me acerqué a su trasero y hundí mi cara en su ano, mi amigo se sorprendió pero continuó con la odisea así que comenzó a jalársela mientras yo seguí lamiento. Ella despertó y comenzó a gemir, en ese momento dejó de importarle la presencia de mi amigo, voltee a verlo y lo invité a penetrarla por el ano, él lo hizo, al metérsela, lanzó un gemido ahogado de placer, pues mi esposa tiene el orificio más estrecho del mundo. Al fin cumplí mi fantasía de ver cómo se la cogían, continuamos con el jugueteo y comencé a agarrar sus tetas, ella comenzó a chupármela mientras mi amigo seguía excitado comiéndola.

 

Me la chupó como las estrellas porno, jalaba y lamía la cabeza del glande, fue tanta mi excitación que me vine en menos de 7 minutos, ella se escurrió de placer y dejó la cama toda mojada, pues mi amigo tiene un pene enorme. Él gritó “ME VOY A VENIR” mi esposa se alejó y se dio la vuelta para que él terminara en su boca, por alguna extraña razón eso me hizo terminar una segunda vez, fue demasiado excitante ver cómo alguien se la cogía.

Al siguiente día despertamos con resaca y mi amigo no estaba. Las cosas no terminaron ahí, mi esposa dijo que quería follárselo de nuevo el próximo fin de semana…

Escrito por: Valeria J.A

Gifs vía GIPHY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *