Clásico, estás con tu pareja en pleno cachondeo, la sangre hierve y estás dando arrumacos como niño en plena pubertad; él o ella baja y comienza a hacerte un delicioso oral, ya hasta le dolió la mandíbula, es ahí cuando te das cuenta de que no se te paró… Leer más