Entré al último semestre de la carrera, las mismas compañeras, los mismos conocidos idiotas y las mismas pláticas estúpidas de siempre, a excepción de una cosa… Entraron 2 chicas nuevas al instituto, ambas eran colombianas. No eran precisamente guapas, ni sexys, las mujeres de esa nacionalidad se caracterizan por estar súper nalgonas y chichonas, en este caso eran extremadamente simples; eso no impidió que mi instinto animal brotara salvajemente.

Leer más